Thursday, May 6, 2010

Back to Basics

Existen distintas teorías sobre las personas que van rodeando tu vida.

Alguna vez se han preguntado ¿Por qué nacimos en la familia en la que nacimos? ¿Por qué crecimos y nos rodeamos de la gente que nos conoce y con la que convivimos a diario? o quizá, ¿Por qué somos amigos de esos de los que nunca imaginamos?

No sé si son almas que van en grupo de vida en vida hasta concluir las misiones designadas a cada uno de los 12 reinos. No sé si son ágeles que van a tu lado en cuerpo de personas para cuidarte y ayudarte a sobrellevar algunas cosas. No sé si son extraterrestres con inteligencia superior que viven en el mismo plano... nada de eso lo sé.

Sin embargo, creo que la vida te pone y quita a las personas y cosas del camino en el momento indicado, y siempre es para bien, aunque quizá de principio no lo vemos así y no lo comprendemos.
El conocido dicho "La familia no se elige" es cierto. Nunca tuvimos la oportunidad de elegir quién nos gustaría como familia, y seguro tú como todos tenemos ese pariete incómodo, el cuál no queremos ni nombrar.
Sin embargo sí elegimos, o la vida nos pone en el camino, personas afines a lo que buscamos y necesitamos para vivir las pruebas que a diario tenemos que superar. Estas últimas llegan a ser más importantes y pueden crear lazos más fuertes, incluso que los de la propia familia, ya que estar ahí es por convicción y decisión propia.
Hoy a mis 25 años, puedo decir que estoy agradecida de caer en la familia que caí, que mi vida hubiera sido completamente distita si hubiera nacido con otros padres que no fueran los míos. Que la hermana que me tocó es maravillosa, y que es de las personas más importantes en mi vida.

Recuerdo muy bien un día en la época del jalón de pelo entre hermanas que mi papá me dijo: "tu hermana es la única raiz que te va a quedar cuando nosotros no estemos, quiérela y cuídense entre ustedes".

Ella a pesar de ser menor que yo es la persona que en los momentos decisivos en mi vida puede hacerme ver las cosas con claridad, es quien puede hacerme cambiar de parecer, con quien amo platicar aún cuando critica lo bueno y lo malo que hago, es una de las opiniones que más me importan, y quien me hace entrar en paz aún cuando el mundo entero lo haya intentado sin éxito.
Estar con ella, podría decir que de principio fue imposición de la vida, pero seguir ahí es por amor y convicción.
A lo largo de mi camino he tenido la fortuna de rodearme de ángeles con cara de amigos, que me cuidan, me protegen, me procuran, que me entienden. Todos han aparecido en distintas etapas y han formado parte importante de mi historia.

Unos se van, otros se quedan.
Pero sin duda alguna, todos cumplen en su ciclo la misión: estar en el camino, compartir alguna historia que nos haga aprender y crecer como personas.

Me siento afortunada de tener muchas personas con las que elijo compartir mi vida, por las que elijo apostar mis cartas y con las que me veo en el camino de la mano:

Paty, Erika, Poncho, Karina, Blanca, Fernanda, Ale (Candy), Adriana, Jessica, Ana, Fátima, Jessica, Anahí, María, Mireille.

Gracias por ser quienes me recuerdan lo importante que es regresar a los básicos (Back to basics), por ser mi rebaño de paz en medio de la tormenta, por ser quienes me recuerdan a diario que debo levantarme y seguir adelante.

No me queda más que agradecer a esa fuerza suprema, a los dioses y a las diosas que hayan cruzado en mi camino personas tan maravillosas que me cuidan y están siermpre al pendiente de mi como: @LuSerrano, @Uva98 @Luis_Eduardo, @FerCampo @JazminFajardo, @MarisolRomerou, @MarianadFlores, @EdelPeople, @FestCrew, entre muchos otros que quizá llegaron y se fueron en el momento indicado.


"Los amigos son ángeles que te ayudan a volar
cuando tus alas están cansadas"



3 comments:

uva98 said...

Gracias por eso, linda!!! No manches, no se vala el ojo remi en viernes, se corre el rimel, jeje! Yo también esto súper agradecida de conocerte, y de llamarte mi amiga, hon!!!!! Te addoro y te mando muchos besos de colores de VIERNES!!!

luserrano said...

Lau, no hay nada que agradecer; la compañía y el agrado han sido mutuos. A seguir escribiendo que estoy segura que vendrán más y mejores historias para contar.
Te quiero mucho!

Luis Eduardo said...

Querida, simplemente gracias.

Gracias por la confianza, por el cariño, por las laaargas pláticas.
Gracias por estar y enriquecer con tu punto de vista una vida complicada como la mía.
Gracias por dejarme estar, por compartir conmigo y por preocuparte.

Simplemente ¡Gracias!