Tuesday, December 21, 2010

22 de diciembre, no es casualidad.

Dicen que no hay casualidades en la vida, que todo pasa por algo y que tiene una causa, un porqué que muchas veces no alcanzamos a comprender.

Como todos los diciembres decidí tocar su puerta para desear felices fiestas y lo mejor para el siguiente año. Este no fue la excepción, sin embargo mi visita no había sido algo que tuviera planeado, simplemente nacieron en mi las ganas de ir en ese justo momento.

Sin avisar llegué. La luz de la cocina estaba prendida, ella me vió y no pudo ocultar su sonrisa. Mientras se acercaba a la puerta, gritó el nombre de aquel que me hacía regresar año tras año.

La sola idea de que estuviera presente, sobresaltó mi corazón, ese tonto corazón que creía haber dejado atrás el sentimiento y que tan sólo en un segundo comprendió que aún seguía sintiendo.

Él no estaba ahí, pero el efecto era el mismo, estaba con lo que él más ama.

Abrió la puerta y me abrazó con tanto cariño como siempre. Comenzamos a platicar de todo lo que había pasado durante el largo tiempo que nos dejamos de ver. Inevitablemente hablamos de él, de sus planes, de las cosas que está haciendo y llegamos al tema que había tratado de evitar durante un año: Se casa en mayo.

Ella sabía que era algo que me podía doler, pero también que era un tema que no podíamos evitar. Minutos más tarde, decidí partir.
De camino a casa el sentimiento me invadió.

Aún a pesar de tanto tiempo, sigue doliendo lo que nunca fue. Aún cuando ya sabía que el siguiente año se casa, saber el mes en que será el gran evento estrujó mi corazón, ese tonto corazón que aún lo sigue queriendo, que aún extraña lo que un día él le hizo sentir.

Ya en casa, de la nada vino a mi mente la fecha: 22 de diciembre de 2010.

"Coincidentemente" el día en el que un repentino impulso me llevó a su casa sin motivo alguno, era el mismo en el que él cumplía 32 años...

¿Por qué hoy? ¿Por qué sucedió? ¿Por qué no se dió? ...
No hay casualidades en la vida, tan sólo causalidades que quizá aún no alcanzo a comprender.

Sunday, November 14, 2010

Con un sentimiento extraño

Recordé que no había dicho adios.
Le escribí un mensaje por twitter para decirle que estaba por irme a la playa.

"¡Feeeer! ya me voy. Me extrañas, cuidate mucho y piensa en mi.
Gracias por todo. TQ
Leí de nuevo lo que había escrito y me dia cuenta que era un mensaje de despedida, como si jamás la volviera a ver.
Un sentimiento extraño invadió mi ser y sin poder contenerme comencé a llorar.
Le escribí un mensaje directo, le expliqué lo que me pasaba y le agradecí todos los momentos vividos. Le dije lo importante que es para mi y lo mucho que la quiero.
Más tarde contestó que esa noche moriría en su retiro wicca y que volvería a nacer. Habló de lo importante que soy para ella, de lo mucho que me quiere y me deseó buen viaje.
Soy de la idea de que cuando tienes un sentimiento hay que decirle a la gente lo que sientes, que la quieres, que te preocupa o que algo te molesta, ya que no sabemos si exista un mañana. Soy de la idea que cuando tienes una corazonada hay que seguirla, ya que muchas veces hacer caso a esos pensamientos que no entenedemos nos salvan la vida.
Fer renacerá con su ritual y seguramente a la que dejé en el último #LunesdeCafé no la volveré a ver, pero quizá la Laura que partió de México a Honolulu no volverá, ya que este tiempo alejada del mundo, me dará la oportunidad de pensar qué quiero, qué me gusta de mi, valorar lo que soy, lo que tengo y dejar ese saco de lo que no quiero en mi vida. Este sentimiento de no volver quizá sea la corazonada de la oportunidad de regresar renovada, con más claridad de lo que me propongo conseguir, de tomar la actitud y las riendas para conseguir nuevas metas y objetivos.
1ero de noviembre de 2010

Saturday, October 30, 2010

El Hombre Gris

Era una reunión donde amigos cercanos se dieron cita.
Entre los invitados estaba él con su aspecto gris característico; esta vez el corazón de Cala latía de manera constante, pero no acelerada ante su presencia.

La gente se divertía entre vino y risas en la habitación casi vacía, donde la única mesa y la luz del sol que entraba por el ventanal eran la decoración principal.
De fondo se escuchaba música lounge, misma que fue interrumpida por el timbre que anunciaba la lelgada de algún invitado más.

Cala sin ser la anfitriona, abrió la puerta para recibir a una mujer que no conocía y a un jóven sin personalidad que le seguía.
Al reconocerla salió el hombre gris de entre los invitados para recibirla. En el instante en que se acercó, miró a Cala quien sin mayor explicación comprendió de inmediato la situación: era una más de sus aventuras fugaces.

Cala rompió el silencio con un "¡No, no, no!" viendo directo a los ojos al hombre gris.
En seguida caminó hacia la mujer, sacó fuerzas y la cargó hasta la salida mientras le gritaba: "¡Tiene Novia!", y azotó la puerta.
Ninguno de los recién llegados insistió en volver.

La reunión siguió como si nada hubiera sucedido.
Había bebidas de mango que endulzaban la tarde de convivio.

El hombre gris de manera galante se acercó a Cala, la tomó de la cintura con el fin de aproximarse cada vez más. Mientras le decía algo sobre la bebida y lo sexy de sus labios, con su dedo le embarró un poco de smoothie de mango e intentó acercarse para darle un beso; sin embargo no tuvo éxito.

Cala se alejó de él y de inmediato cruzó con miradas con Rebeca, quien había presenciado la escena.
Con su vestido rojo, Cala cruzó el salón, tomó su bolso y seguida de los rayos del sol se marchó del lugar para seguir con su vida.

Honolulu

A casi un año de nuesto viaje a Colombia, comenzamos a buscar el siguiente destino.
Esta sería la siguiente ocasión que saldríamos de viaje fuera del país a festejar mi cumpleaños.

Para mi era el pretexto perfecto, aunque en realidad esa semana era la única libre que a Blanca le daban en el hospital; sin embargo, parecía que la vida me regalaba ocho días después de cumplir 26 años, la oportunida de pasar mis vacaciones con dos personas muy importantes en mi vida: Blanca y Karina.

La idea de salir de viaje por primera vez juntas surgió espontáneamente en una de esas pláticas sin reelevancia en una fiesta, así fue que comenzó todo y fuimos a Colombia.

Esta vez, la primera opción era ir a Las Vegas, sin embargo me confieso culpable de preferir viajar a otro lugar y proponer buscar otros destinos, ya que necesitaba algo que me relajara, que no fuera fiesta loca las 24 horas del día y que no fuera tan caro, ya que mis finanzas habían sido mermadas con el asalto.

Comenzamos a buscar nuevos destinos, sentadas en el comedor de mi casa, cenando lo que yo misma había preparado y con la computadora junto para definir el siguiente punto del mundo a conocer.

Diversas fueron las opciones que se platicaron: Canadá, Panamá, Argentina, Brasil, entre otros. De pronto alguien por curiosidad dijo "Hawaii", idea que surgió de un banner con promociones que apareció en la pantalla.

Los precios no estaban descabellados, al contrario, encontramos paquetes que nos hicieron pensar que Honolulu podía ser una opción viable.

Pasó más de un mes para que lograramos concretar fecha y lugar, por lo que las ofertas que habíamos visto ya no existían. Las tres ya estabamos entusiasmadas con la idea de conocer uno de los más exóticos lugares el mundo, así que ese fue el lugar elegido para conocer juntas la primera semana de noviembre de 2010, una semana después de haber cumplido 26.

Cuando la gente me pregunta: "¿y ahora a dónde te vas de vacaciones?" me doy cuenta que la respuesta siempre les sorprende. Esto me hace pensar que la mayoría de las personas tienen la idea de que viajar al extranjero es más caro que quedarse en el país, aunque no siempre es así; o simplemente ven inalcanzable o incluso ni siquiera imaginan el poder salir a lugares tan lejanos y diferentes.

A la fecha no tengo mayores compromisos, ni la responsabilidad de una familia, no tengo deudas y tengo un trabajo que me permite ahorrar para complacerme en una de de las cosas que más satisfacción me da: viajar.
Hoy para mi ir a cualquier lugar del mundo no parece imposible, al contrario, los visualizo como objetivos que cumplir, como experiencias que me van a enriquecer y que no puedo dejar pasar. Es por esto que cuando viajo voy con la idea de: "no se cuando vuelva a estar aquí, y no puedo dejar de hacer, conocer, probar y disfrutar al máximo lo mejor de este lugar".

Thursday, October 28, 2010

Como graffiti en la pared

No había mucho que decir.
Sólo cosas sin importancia como el que el mitómano ya no tenía un lugar en su vida, que ya no le movía en lo absoluto, aunque cuando lo encontró por casualidad con la novia casi se le sale el corazón y se le doblan las piernas de la temblorina que le entró; pero ella insistía en que él ya no era en lo absoluto importante.

Saltaba de un tema a otro, hablando de las futuras vacaciones, del nuevo hombrecillo que le interesaba, mismo que acababa de salir de una relación. Tenía claro que él necesitaba tiempo para pasar su duelo, cerrar el ciclo, enfocarso en su trabajo y en el estudio, en pocas palabras en él mismo.

Ella sabía que no debía arriesgar el corazón por castillos de arena e ilusiones sin fundamento, que no debía emocionarse, ni buscar señales falsas donde no había claridad. Estaba conciente que debía tomar los detalles y la educación como lo que son: detalles de un hombre que no es patán como todos anteriores que formaban parte de la lista, empezando por el mitómano.

Pasaron la hora entera hablando de ambas personalidades, de las razones por las cuáles ella debería dejar al mitómano, poner distancia con el nuevo hombre y seguir su vida mentalizando su futuro y haciendo todo por lograr sus objetivos.

La otra escuchaba atenta para analizar sus palabras y el lenguaje corporal, que decía mucho más que las palabras. Ante aquello comentó: Con el nuevo todo es cuestión de tiempo, dáselo; no pongas todas tus espectativas ahí, deja que sólo se de y si no se da, disfruta lo que vivas mientras dure. Mantén el corazón a salvo y vete lento sin interpretar señales que no te brindan la certeza de lo que el otro piensa. Y del mitómano aunque digas que no, aún te sigue importando y te mueve el tapete. Cuando sea para tí como un grafitti en la pared, que al caminar frente a él pasa por completo desapercibido, ese día habrá sido superado.

Ante lo anterior, no había mucho más que decir, ya que sabía que era cierto, aún no era un graffiti en la pared.

Sunday, October 24, 2010

Mi primer cuarto de siglo

A una hora de terminar mi primer cuarto de siglo, me dispongo a hacer un recuento de lo que he vivido durante estos 25 años.
No puedo mas que ser agredecida con la vida por todo lo que me ha dado.
He tenido una familia maravillosa que aún a pesar de todo sigue unida, unos padres que me cuidan, que me quieren, me procuran y me consienten. Tengo una hermana que hace todos y cada uno de mis días más felices, sí aún en esos en los que peleamos.
Mis padres siempre han procuraron darnos lo mejor, en la medida de sus posibilidades, por ejemplo los viajes. He conocido muchos lugares divinos con paisajes de playas, bosques, nieve, que decoran mis recuerdos. Seguramente en comparación con el tamaño del mundo y de todo lo que hay por conocer, son pocos, pero he disfrutado y me he divertido en cada uno de los que he conocido.
Soy parte del selecto grupo de personas que tienen la oportunidad de estudiar, de alimentarse del conocimiento transmitido por los profesores de las escuelas de paga en las que estuve. Pude elegir una carrera, misma que cursé en la mejor universidad de su rubro y terminé con las mejores calificaciones.
Tuve la oportunidad de conocer a muchas personas, de forjar relaciones y hacer amigos que hoy en día sigo conciderando parte fundamental en mi vida, ya que han sido incondicionales y me han apoyado, regañado, escuchado y han estado en las buenas, en las malas y en las peores.
En relación al amor, en estos años he tenido la dicha de saber lo que es amar, dar la vida por alguien más, he apostado la baraja entera aún a sabiendas de que quizá no funcionaría. He sufrido y he llorado más de una vez por alguien. Hoy sé qué es sentir que un sentimiento no te quepa en el pecho, que el corazón se te sale, que las piernas te tiemblen de sólo verlo a la distancia o al escuchar su voz. Aprendí lo que es sentirse querida, lo que se siente cuando deseas con todas tus fuerzas compartir con alguien y entregar en un abrazo o un beso el más puro sentimiento, lo más profundo de tí.
En el ámbito laboral, caí justo en donde tenía que estar y a la hora en la que debía hacerlo. Nunca he tenido que tocar puertas y pedir un trabajo. En poco tiempo crecí y me he desarrollado en algo que me gusta y que disfruto.
Me considero alguien con estrella, ya que aunque no ha sido del todo fácil, la vida se ha encargado de poner en mi camino lo necesario para que con salud, trabajo y esfuerzo logre mis objetivos.
Quizá a lo largo de este camino no he tenido todo lo que hubiera querido, como el irme a vivir a otro país, como entrar a a la prepa que yo quería, tener un coche y un celular a los 15 años... sin embargo, creo que la vida me ha dado mucho más através de regalos y lecciones que me han hecho valorar y apreciar cosas que hacen mi vida mucho más feliz.
No tengo más que agradecer a todos y cada una de las personas que han formado parte de una u otra manera en estos 25 años de mi vida, que me han compartido de sí mismos y que han aportado algo para que hoy sea quien soy.
Inicio un nuevo ciclo, lleno de alegrías, nuevas metas y objetivos, agradecida por tantas bendiciones y dichas que son la base de este nuevo camino.

Saturday, October 23, 2010

Como perros o como gatos.

Existen dos tipos de personalidades, los que son perros y los que son gatos.

Los perros son aquellas personas que son fieles, leales, que les gusta estar cerca de la gente, que son serviles, les gusta sentirse queridos, demostrar sus sentimientos, son apapachadores, necesitan estar en contacto con la gente y muchas veces anteponen al otro antes de ellos mismos.

Las personas con personalidad de gato son aquellas que gustan de tener sus espacios, les gusta que las cosas sean como quieren y cuando quieren. Ven por ellos y se anteponen ante los demás. No les encanta que rompan con su metro y medio de espacio vital, no son tan apapachadores, ni tan demostrativos de lo que sienten, lo hacen o lo buscan sólo cuando les nace y quieren.

Dentro de estas dos personalidades cruzan por igual tres tipos de clasificaciones:

a) Las personas pedo: son competitivos, les encantan las luces, ser el centro de atención, son trabajadores y les gusta que las cosas se hagan como ellos quieren y a la hora que quieren. En pocas palabras son los que dicen "ya llegué, pónganme atención y aquí se hacen las cosas como yo digo, porque mis chicharrones truenan".

b) Orín: son personas que les encanta trabajar en equipo, que siempre brindan su apoyo, que hacen todo por ayudar, por hacerte sentir agusto. Son las típicas que te traen el café, te ponen la silla para que estés cómodo y puedas desarrollar la labor. Pero, en el momento en el que les pides que hagan algo nunca tienen tiempo, están muy ocupados y se quejan. Digamos que se cuelgan del trabajo del otro, pero su apoyo moral o el mínimo esfuerzo es más que suficiente para que digan que fue un trabajo en equipo.

c) Vómito: son el talento en bruto. Tienen todo para sobresalir ya que sus ideas son brillantes. Son personas tan inteligentes que creen que no vale la pena invertir demasiado esfuerzo y tiempo en cosas diminutas, por lo que pierden de vista el detalle y se van directo a las grandes ideas. Sin embargo en el momento en el que les dejas el changarro en sus manos, no dan los mejores resultados.

¿Y tú cómo eres?


* Todas las clasificaciones tienen sus pros y contras. Ni es bueno, ni malo cuadrar en ellas.

Monday, October 18, 2010

Cediendo el control

Comenzó diciendo que mi mente dif'icilmente cede el control.
Por ese motivo esa noche me tocaba entrar en transe, para poder trabajar en temas que de otro modo tardarían mucho tiempo.

Me recosté en el colchón, cerré los ojos y con el oído comencé a percatarme de todo lo que estaba a mi alrededor.

Dejé la mente libre de mis propios pensamientos para ponerla en manos de la voz suabe que me hablaba.

Esta vez me hizo recorrer todos los chakras del cuerpo. Generamos campos de energía de distintos colores que cubrían y protegían mi ser por completo.

De pronto volví de la nada. Sólo tengo el recuerdo de ese momento en el que vuelvo a hacerme consciente de lo que estaba sucediendo. Mi mente se perdió durante un lapso de tiempo, mismo del que aún hoy, no tengo recuerdos.

La voz seguía dándome inestrucciones, algo contra lo que mi mente intentaba revelarse: Ubícate frente a una pantalla de cine, imagina una escena, divide la pantalla en 2, en una visualiza lo que eres y en la otra el como quieres ser, haz un "licuado" de ambas y saca una mejor Laura. A groso modo eso es lo que recuerdo.

Sigo sin tener claridad de lo que sucedió en ese tiempo que mi mente omitió, no sé lo que hicimos en la sesión y mucho menos si el resultado esperado se ha obtenido.
Sobre ese día, lo único que puedo decir es que de algo habrá de servir.

Sunday, October 17, 2010

La Vida es de Colores

Sentada frente a ella comencé a seguir las instrucciones que me daba, como todas las veces que iba a verla.
Me hizo cuestionarme sobre el hecho de que haya cosas que sí consigo y otras que dejo a la mitad. La respuesta: las que dejo, es porque las quiero pero pierdo el interés; las que logro es porque las decido y me mantengo motivada hasta alcanzarlas. La siguiente instrucción fue buscar una frase que me motivara y no me permitiera desistir ante las cosas que me propongo.

Cerré los ojos y siguiendo su voz mi parte sabia visualizó una escena en la que me reflejara logrando mis objetivos.

Hay un camino en medio del bosque en el que desde una distancia media, tras unos árboles me veo a mi misma subiendo y bajando repetidamente de un pedestal. Estoy vestida de deportista, con el cabello amarrado recibiendo una copa que alguien, a quien veo de espaldas, me entrega como símbolo de que logré el objetivo.

Comenzó a hacerme preguntas sobre la escena, como si era una imagen bidimensional o tridimencional, si tenía un aroma, si me hacía sentir algo, si yo estaba dentro de la escena o me veía por fuera, a qué distancia lo veía, en qué ubicación estaba la escena: si frente a mi a la derecha o a la izquierda, si veía la película en colores o en blanco y negro, si la veía como algo real o como una caricatura...

Con dificultad pude enfocar y percibir los detalles a los que su voz pedía que pusiera atención. Una blanca y deslumbrande luz hacía que perdiera la concentración.
Después de dar respuesta a todas sus preguntas, me pidió que hiciera algunas modificaciones a la imagen, como dar color a la película que percibía en blanco y negro. Intenté una y otra vez poner el cielo azul, el bosque verde, poner colores reales a aquella imagen, sin embargo manchas amarillas y rojas se cruzaban en la escena que perdía nitidez con el blanco deslumbrante de los rayos que me daban en la cara a través de la ventana del consultorio.

Ante tanta dificultad me pidió que abriera los ojos y me relajara. Me llevó al ventanal de la otra habitación y miramos la calle. Me enseñó la diferencia entre un letrero que es bidimencional y la ciudad como maqueta, como ejemplo de tridimencional.
Después de esto, con tranquilidad me dijo: "¿te diste cuenta de lo que hemos encontrado hoy? Tienes que comenzar a ver la vida como es, ¡de colores! No puedes seguir viendo todo blanco y negro, y mucho menos verte afuera de la película como un observador, porque no lo eres. Si tú no te ves dentro de ella, cumpliendo tus objetivos hoy, dificilmente conseguirás lograr todo aquello que te propones."

"Hemos encontrado algo importante. Tenemos mucho en qué trabajar."
Y así terminó la sesión.

Sunday, September 12, 2010

El Asalto

10:24 pm. El malo....
10:35 pm. Me acaban de asaltar

6 de septiembre.
7:25 am sonó mi celular. Era Julieta diciendo que sentía mucho que no pudiera llegar a nuestra cita de las 7.30 am, su despertador no había sonado y se quedó dormida.

Para compensarme accedió a darme cita ese mismo día en la noche.

10:20 pm Salí del consultorio, caminé por la transitada avenida a media luz y subí al auto. Coloqué la bolsa debajo del asiento del copiloto y saqué el celular para twittear.

Encendí el auto, arranqué y emprendí el camino a casa mientras en la radio sonaba "El malo", canción que traía pegada desde hacía días.

10:24 pm El malo...

El tráfico era habitual. Llegué a barranca del muerto esquina con churubusco y el semáforo cambió a rojo. Me detuve detrás de tres autos mientras la canción seguía sonando. El sonido inesperado del quebrar del vidrio de lado del copiloto fue el detonador del lento correr del tiempo.

La ventana estaba cuarteada con un pequeño hoyo en la parte superior del lado derecho, pero aún en su lugar. Esos fueron los segundos más eternos y aterradores, en los que sabes que algo te está pasando, que algo más te va a pasar, pero no sábes qué es, en los que estás conciente y no puedes hacer absulutamente nada para impedirlo. Coloqué el celular entre las piernas y esperé.

Un segundo golpe se escuchó y de pronto los cristales junto con la película antiasaltos se quebró. Un hombre de aproximadamente 20-22 años miró hacia el interior del auto y gritó "¡la bolsa!", mi voz en un grito desesperado dijo "¡NO!". El tipo avalanzó el cuerpo dentro del coche por la ventana y jaló la bolsa que aún se encontraba debajo del asiento.

La primera reacción fue defender lo propio. Agarré la bolsa y comenzó el jaloneo con el tipo. La adrenalina corría en mí y con ello una fuerza inexplicable que le impedía salir corriendo con mis cosas. Un segundo tipo del mismo lado del copiloto apareció después de ver la dificultad que tenía para llevarse el "botín". Al verlo acercarse una sóla idea vino a mi mente "ahora falta que traiga una pistola". El hombre 2 de aproximadamente la misma edad se acercó a toda velocidad a ayudar al hombre 1 a jalar sin arma alguna. La adrenalina seguía corriendo y con ello la fuerza que me aferraba a lo mío, lo cual les complicó durante algunos segundos más la fuga.

Un golpe en el pómulo izquierdo fue la señal del correr del tiempo cada vez más a prisa, aún cuando no lo sentí, sabía que la batalla estaba perdida, el asa de la bolsa se rompió y con ello emprendieron la huida.

En el segundo que comenzaron a correr, en automático la segunda reacción llegó: marcar a mi madre, para decirle "Me acaban de asaltar, estoy bien ahora te marco"

La tercera seguida de la anterior: apagué el coche y bajé para correr tras de ellos. De pronto todo lo que estaba a mi alrededor comenzó a tomar sentido. A lo lejos vi a 6 tipos correr, la gente comenzó a bajarse de sus autos para preguntar cómo estaba. Para mi sorpresa la misma pregunta también se la hacían a la mujer del auto de atrás.

10:35 pm. "Me acaban de asaltar". Esa fue la cuarta y última reacción, twittear. Aún no estaba del todo conciente de lo que acababa de suceder, sin embargo la imperiosa necesidad de comunicar lo que estaba viviendo me llevó a escribir a través de lo único material que se había salvado, mi celular.

El teléfono no dejó de sonar mientras al tiempo nos orillamos. Mi nutrióloga que venía minutos atrás se detuvo para ayudarme, el señor del auto de adelante se subió a una patrulla que iba pasando para ver si encontraban a los rateros, mi padre desesperado marcaba para decir que me fuera ¡YA! del lugar. Todo sucedía al mismo tiempo, me parecía estar viviendo una película de la cual sabía que formaba parte, aún cuando todo parecía lejano. El señor que se fue con la patrulla regresó sin éxito. El policía me preguntó qué era lo que traía e intentó convencerme de ir a declarar, sin embargo eso era lo último que quería.

Me subí al carro, entre cristales rotos, con la mano sangrando y con los dolores que comenzaban a salir. Manejé hasta casa de mis abuelos escoltada por Julieta. De pronto perdí toda serenidad y coordura, comencé a llorar sin consuelo mientras una hemorragia sin fin llegó para hacer todo aún más aparatoso. El teléfono seguía sonando, las pocas llamadas que atendí fueron para llorar sin control y decir que estaba mal y que se habían llevado todo.

Llegué con mi padre y mi abuela bañada en sangre, lo cual lo hacía más aparatoso. Con caras pálidas y voces a momentos apagadas, a momentos con desespero, trataban de calmar el llanto inconsolable de rabia desenfrenada en contra de aquellos que me hiceron daño.

La mano comenzó a inflamarse y con ello perdí el movimiento. Llegó mi madre, quien al verme de esa manera pensó que me había pasado lo peor. Mi hermana con voz fuerte emitió palabras que lograron calmarme. Una hora y media más tarde acabé en el hospital, donde revisaron los golpes que producían mi dolor. Entre llantos y sollozos me quedé profundamente dormida, acompañada del recuerdo y pesadillas que atormentaron mi sueño.

6:00 am. Ya desperté

6:01 am. Sé que debo ser agradecida porque estoy bien. Me acuerdo y no puedo no llorar, sentir coraje e impotencia.

6:02 am. Hoy no puedeo, ni quiero desearles ningún bien a esos


El llanto siguió hasta que mi madre llegó a mi habitación, me hizo bajarme de la cama y acompañó mi sufrir abrazándome en su cama.

6:10 am. Lo más triste no es que se llevaran mis cosas, sino que se llevaron mi confianza, mi seguridad, mi tranquilidad y mis ganas de seguir en este país...

Así seguí una semana, sin ganas de salir a la calle, recuperando papeles y credenciales, cambiando las cerraduras de casa, brincando del susto cada que alguien se acercaba a mi ventana.
Sin embargo, muchas, muchas, muchas fueran las muestras de solidaridad, afecto, preocupación y cariño que a lo largo de un mes he recibido. Hoy sólo puedo dar gracias a la vida por darme la oportunidad de valorar las cosas que realmente valen la pena, como la vida y el cariño de la gente.
Aún cuando sigo pensando que no es justo que tipos como esos vengan a llevarse lo que con tanto
trabajo se ha ganado. A un mes de lo sucedido, salgo a la calle con precausiones, pero de nuevo con confianza y con la certeza de que no dejaré en manos de esos mi tranquilidad y mi vida tal cual la conocía antes.

Thursday, August 26, 2010

Un día sin celular

No sé en qué momento dejó de ser un accesorio para convertirse en una necesidad ¿o tal vez es un vicio?

Actualmente mi vida está rodeada de dispositivos que me conectan de manera permanente con el mundo: teléfono celular, netbook, pc... Todos evidentemente con acceso a internet.
Los anteriores son herramientas tecnológicas que contribuyen con mi productividad y comunicación... !Patrañas¡... Se ha vuelto mi vicio.

Duante 24 horas vivo conectada, rodeada de información, con acceso directo a todas las redes sociales, en especial a mi favorita: Twitter.
En esta última he encontrado amigos, comparto cómo estoy, qué hago, a dónde voy, subo fotos, me entero de las noticias, de lo que le pasa a mis amigos, de lo que sucede en la industria, concreto cosas de trabajo, organizo mi vida social y un sin fin de actividades más.

Aunque durante el último año mi queja eterna ha sido que mi celular no es tan inteligente como lo presume su nombre, "smartphone", hoy que salí de casa sin él siento que me falta una parte de mi.

El celular es el aparato que me acompaña todos los días, a todas partes y a todas horas. En pocas palabras el medio que conecta con todos aquellos igual de adictos que yo y que viven conmigo lo que me pasa, aún en la distancia.

Todas las mañanas lo primero que hago es abrir el ojo gracias al despertador de mi celular.
Abro twitter para saludar y desear a todos buen día, de camino al gimnasio o a la oficina checo las noticias y lo que está pasando a través del internet móvil, reviso correos de la oficina, me conecto al messenter, tengo largas conversaciones telefónicas con mis amigas, mando mensajes, organizo mi vida social, tomo fotografías y las edito para subirlas a FB o Twitter. Aunque no funciona bien en mi teléfono, si me pierdo checo en google maps la mejor ruta para llegar a mi destino, coparto en twitter lo que me pasa durante el día, hago check in en los lugares que visito, reviso la cartelera antes de ir al cine, tomo notas, grabo audios, agendo mis citas en el calendrio, checo la hora, divido las cuentas en la calculadora. Mi última acitividad del día también es através del celular, ya que todas las noches me despido del mundo y programo el despertador antes de quedarme dormida con el celular justo a mi lado.

Estar enchufada a estos aparatos se ha vuelto una forma de vida, un vicio en el que convergen ambos mundos: offline y online y del que confieso no me parece atractiva la idea de separarme.

Hoy al volver a la época de la desconexión por un olvido, cruzan varias ideas por mi mente: ¿cómo era la vida antes de todos estos avances tecnológicos? ¿de dónde surge la necesidad de información que vivimos actalmente? ¿para qué tener tantos canales y vías para comunicarnos? ¿por qué querer compartir con gente que ni conocemos mucho más de nuestras vidas? ¿por qué me interesa saber qué es lo que está pasando, qué está diciendo y qué está haciendo esa gente que leo a diario? ¿estaré dejando de vivir y disfrutar el mundo offline al 100%?...

Aunque en un principió pensé que no lograría conservar la calma ante la desconexión, decidí seguir el mantra de los alcohólicos pero con una ligera modificiación... "una hora a la vez".
Son las seis de la tarde y estar offline no ha sido tan malo, incluso hasta una sorpresa me llevé: hoy por primera vez en 2 años recibí una llamada de casa a mi teléfono fijo... como en los viejos tiempos.

Wednesday, August 25, 2010

Angustia...

Comenzamos el transe para saber cuál es la parte positiva de eso que me impide seguir adelante, que me frena en determinados momentos y circustancias.

La explicación que me dió fue que toda acción es generada de principio por un motivo positivo, aún las peores cosas comienzan con un objetivo positivo.

Me recosté en ese cómodo colchón inflabe y me dejé guiar por su voz.
Todo parecía hacerse más presente, el ruido de la calle, el tláxon de los coches, el sonido del aire, el caer de la lluvia, pero también comencé a hacerme más conciente del ritmo de mi respiración, el latir de mi corazón y del tono de aquella voz que me decía qué hacer y qué pensar.

De principio era difícil dejar la rienda suelta, mi mente acostumbrada a pensar y a tener el control se resistía a soltar el volante por completo, sin embargo seguía las instrucciones y traía al presente las imágenes que la voz requería.

Ver como en película de cine las distintas situaciones de fracaso en mi vida no fue fácil, sin embargo aquel memorable examen del Colegio México que no pasé para entrar a la preparatoria se hacía presente una y otra vez.

De pronto, mi cabeza perdió el control, no recuerdo nada más, tan sólo una repentina sensación de angustía incontrolable, me sentía perdida. Comencé a hacerme conciente de lo que estaba pasando a mi alrededor, seguía escuchando la voz que me hacía preguntas que no sabía contestar y con esto la angustia aumentaba; la imagen de mi cabeza perdida en un lugar desconocido donde no tenía control ni de mi propio cuerpo, donde no tenía brazos ni la posibilidad de moverme, no podía hablar y mi cuerpo luchaba por hacerse conciente... de pronto las palabras salieron de mi boca y con ello desperté.

La voz siguió hablando y guiándome para seguir con el proceso... hay cosas que mi inconsciente reconoció, lidió y aceptó para dejarme el control. Sé que el motivo positivo de su presencia en mi ha sido el "no dejarme caer". Sin embargo, no recuerdo con claridad cuál fue el acuerdo, sólo la intensa comezón e incomodidad y la profunda angustia que el sentirme perdida me produjo, la misma sensación de angustia que me causa saberme perdida y sin rumbo en la vida.

Sunday, August 22, 2010

3 Deseos

En varias ocasiones he escuchado sobre la improtancia de tener claros los objetivos, de priorizar y así poder enfocar toda la energía en uno a la vez.

La vida siempre nos da lo que pedimos, sólo hay que saber cómo pedirlo, ser específicos para que eso que deseamos llegue, porque si pedimos a la mujer más buena, puede que llegue a nosotros La Madre Teresa de Calcuta.

Eso hicimos en la tercera cita.

"Supongamos que estás en la playa y de pronto ves algo que brilla, lo recoges y te das cuenta que es una lámpara maravillosa. Sale el genio y puedes pedir 3 deseos. ¿cuáles serían?"

1. Estar bien conmigo, tener salud, quererme, aceptarme como soy, ser feliz con quien soy y con lo que tengo, ya que esto repercute directamente en todos los ámbitos de mi vida.

2. Encontrar a la persona con la cual pueda compartir mi vida, que me quiera, que lo quiera con la que pueda tener una relación estable y sana.

3-Vivir en otro país es uno de mis objetivos, así que pediría constancia, voluntad y los recursos para poder vivir esta experiencia.

Después de identificar los deseos, ordenarlos por prioridades, justificar porqué era importante que me los cumpliera y decir qué haría en caso de que no me los consediera, el genio mejor conocido como "Daniela" aceptó.

A partir de ahora comenzaremos a trabajar en el primero.
"Aunque nos espere una batalla, temos algo por qué luchar"
Harry Potter

AGOSTO

Agosto ha sido un mes muy movido.

En menos de 31 días he vivido con sentimientos encontrados la despedida de familiares y amigos que deciden emprender el vuelo a otros países para mejorar y encontrar un futuro prometedor.

El regreso a mi vida de personajes que han sido fundamentales y que en algún momento los dí por perdidos, como el caso NZ y del "Señor". No sé si esto sea para bien o no, lo único que sé es que estar de nuevo en contacto en un contexto diferente en el que no hay dolor ni sentimiento de pérdida, me hace feliz.

Muchas cosas buenas tuvieron lugar en el octavo mes del año.

Tres ofertas diferentes de trabajo me motivaron y me hicieron saber que algo estoy haciendo bien. Al final, aunque las propuestas fueron tentadoras, decidí rechazarlas y quedarme donde estoy; fue una buena decisión.

A mediados del mes me anunciaron en la agencia en la que trabajo que están muy contentos con mi trabajo. Con el fin de que continúe con mi crecimiento profesional y como parte de este reconocimiento me hicieron acredora a una beca del 100% para estudiar un diplomado en la Anahuac del Norte en Marketing Interactivo y Digital, tema que me apasiona y del que estoy ávida de aprender.

He tenido la oportunidad de asistir a dos cursos: uno organizado por la IAB y otro por la AMITI sobre este mismo tema, impartidos por gente reconocida de la industria.

Aunado a lo anterior, a 11 días de terminar el mes anunciaron oficialemente mi ascenso a Ejecutiva Senior. Aunque esta responsabilidad ya la llevaba desde hace aproximadamente ocho meses, ahora se reflejará en mi sueldo y en el puesto.

En la parte familiar, es el mes de la mitad de los cumpleaños de la casa, motivo que ha servido de pretexto para salir de paseo los fines de semana, para convivir, para platicar para leer en familia, para ponernos al tanto de planes y objetivos. La recuperación de la operación de los ojos de mi papá en coincidencia con las vacaciones fueron el factor que permitió retomar el contacto con amigos de la familia, para hacer cena en casa y recordar anécdotas de múltiples viajes con "los padrinos".

A lo largo de 25 días que llevamos del mes, he tenido la fortuna de convivir mucho con mi familia, de ver si no con tanta frecuencia a mis amigos, al menos un par de veces. He podido conocer a muchas nuevas personas gracias a eventos como Campus Party y saludar a muchas otras que hacía tiempo no veía.

Agosto ha sido un mes de emprender cosas nuevas y benéficas para mi, como la vendimia de anillos y el inicio de un espacio 100% dedicado a Laura: mis citas con la psicóloga en donde a través de dinámicas de PNL he comenzado a verme desde una perspectiva distinta, a poner orden en mi vida y a setirme bien conmigo misma.

Retomé el ejercicio que tenía 2 o 3 meses que no hacía de manera constante y comencé de nuevo la dieta, que si bien no me ha dado los resultados que yo quisiera, al menos unas semanas he bajado poco y otras me ha mantenido.

Aún me restan 6 días antes de finalizar el mes, y estoy segura que aún cosas buenas están por venir. Mientras tanto, sigo del mejor humor.

Tuesday, August 17, 2010

#FestCrew

Todo comenzó justamente hace un año.
Por distitas circunstancias y por separado, entre todos ya nos conocíamos. Quizá no a profundidad, pero al menos ya habíamos cruzado palabra, habíamos trabajado juntos en algo, nos habíamos leído en twitter o en algún evento habíamos coincidido.

Twitter fue el elemento que hizo converger el camino de diez locos individuos geeks disfuncionales. Cada uno con vidas completamente distintas, con carácter y personalid diferente, pero siempre con el ánimo de hacer bien las cosas y en grande, de apoyar, de dar, de divertirse, de hacer amigos, de compartir, de escuchar, de encontrar y brindar un refugio fuera de la vida que cada uno llevaba.

La convivencia comenzó a ser más frecuente, los puntos en cómún más evidentes, las pláticas geeks más intensas, comenzamos a pensar entre nosotros como grupo, como amigos, no como rivales aún cuando laboralmente podría representar conflicto de intereses.

Dejó de importar el día y la hora, convivir y organizar nuestros planes se volvió en una válvula de escape.
El nombre vino por sí solo, #FestCrew, así como las reglas que en el camino fueron surgiendo y el himno "I got a feeling", canción que invita a la fiesta, al buen ánimo sin importar qué día sea. Bajo este lema, este nombre y este modo de vida nos dimos a conocer los #Gremlins y sus #Gremlinettes.

Múltiples han sido las anécdotas que a lo largo de un año hemos acumulado: la visita al famosísimo Pedro Infante, el #HotcakeFest, las cenas semanales en nuestro lugar favorito "Fonda Garufa", la fiesta de Halloween, los tacos de frontera, la Nascar, Masaryk 52 y la anécdota del torito, la ida al Mexicanito, el #FestontheRoad Oaxaca, idas a cantinas, los múltiples bailes no sólo en las pistas, sino en cualquier lugar donde suene con ritmo la música, Campus Party, eventos corporativos como el de HP donde el luchador "Osorio" se apareció, la encendida del árbol de Pepsi, #CarneAsadaFest, nuestros cumpleaños y así un sin fin de actividades en los que siempre hay representación del #Festcrew.

Con el tiempo, estos 9 individuos disfuncionales comenzaron a ser parte fundamental en mi vida, personas que aunque en un principio creí serían sólo amigos de fiesta, se convirtieron como en mis hermanos, mis cómplices, salvadores, rescatistas y profesores de cuanta cosa podría ocurrirme u ocurrírseme. Con ellos he compartido noches enteras de diversión, problemas, ideas, sueños, risas, llantos, borracheras, bailes, quejas y pláticas tan simples o tan elevadamente geeks en las que la diversión siempre es garantía.

Hoy por distintas circunstancias comenzamos a tomar nuestros caminos y por ende el tiempo en que convivimos es cada vez menor. Sin embargo sé que ellos han marcado una etapa de mi vida y que debo estar agradecida de tener persona que sus aportaciones e inyecciones de vida hagan mis días diferentes.
Unos ya están enamorados, otros viviendo en otro país tratando de internacionalizar al #FestCrew, buscando nuevos proyectos laborales, emprendiendo proyectos personales, desarrollándose cada vez más en sus trabajos, otros viajando... Sin embargo estoy segura que cada uno de los diez miembros honorarios del #FestCrew sabemos que detrás siempre hay 9 grandes amigos al pendiente, dispuestos a apoyar, a convivir, a escuchar, a proteger, a orientar y a prestar su hombro en los buenos y en los malos momentos.

Siempre pensamos que el día que lograramos juntarnos los 10 el múndo temblaría. Lo único que puedo decir es que al menos por un buen rato el mundo se salvó.

¿Qué dicen, organizamos el #ChicagoFest y hacemos al mundo temblar?
¡Los quiero!

Wednesday, August 11, 2010

Buscando mi centro

Era la segunda vez que acudía a la cita.
Acelerada por el tráfico y la presión de llegar a tiempo tomé asiento y comenzamos a platicar sobre mi semana. Esta vez no tuve mucho que contar, no porque no hubiera pasado algo reelevante, sino porque no consideré importante platicarle que una vez más había caído y que habia cosas que sabía que no estaban en mis manos pero que en algún punto y en cierto grado me hicieron perder la calma.

Comenzó explicandome la importancia de encontrar mi propio centro, ese punto del cuerpo en el que se manejan las emociones. Con el fin de aprender a controarlo y mantener la calma ante la angustia, así como momentos de presión.

Para poder dar con él tuve que identificar en qué tipo de actividades me siento cómoda, qué momentos me generan una sensación de tranquilidad, de paz, de satisfacción, al grado de olvidarme del mundo, del tiempo y fijar mi atención tan sólo en mi mundo interior. Estos momentos no fueron complicados de identificar: al correr y al escribir.

Sin embargo aún tenía que identificar el punto del cuerpo de donde emanan las emociones y donde son percibidas, es decir, mi centro. Me recosté en un colchón, cerré los ojos y durate aproximadamente hora y media, guiada por su voz, tomé conciencia de todos y cada una de las partes de mi cuerpo. Este ejercicio me costó más trabajo, ya que aún cuando veía cómo salía luz de la boca del estómago, al recordar sensaciones de bienestar o de alguna emoción, también sentía el pecho vibrar.

Para poder poner en práctica y entrar en mi centro de manera conciente, me dejó de tarea intentar mantener la calma y recordar la sensción de bienestar ante cualquier emoción. Otro ejercicio es que al entrar a alguna habitción o al cruzar una puerta, un marco, me mentalize a que lo que pase estará bien y a que ante cualquier circunstancia estaré protegida mediante un campo que me cubre y cobija desde el centro de mi; tarea nada sencilla.

Aunque aún no identifico de manera puntual el centro de mi cuerpo, sin embargo he reafirmado que la actividad que me permie adentrarme en mi, que me hace olvidar por completo el mundo que está a mi alrededor y que me conecta con lo más profundo de mis pensamientos, sentimientos y emociones es escribir.

Es gracioso ver a la distancia que lo que hoy es uno de mis pasatiempos favoritos, hace tiempo fue el motivo de mis quejas y renuencias a tener un blog, ya que era una actividad que poco me motivaba, y esto fue plasmado en mi primer post.
Bien dicen que el 30% de las cosas es lo que sucede y el 70% es cómo reacciones ante ellas.
Quizá aún no encuentro mi centro, pero sigo trabajando en identificarlo, así como mis reacciones y momentos de ansia y calama para poder tomar control de mi ante el mundo externo en el que no tengo ingerencia.

Sunday, August 8, 2010

La vendimia


Si pudieramos decir qué es algo que por naturaleza no se me da, contestaría: contar chistes y las ventas.

De chica con el afán de tener un poco más de dinero del que mi papá me daba y de "los domingos" que mis abuelos me proporcionaban, me propuse emprender mi negocio escolar: La tiendita de dulces.

Fue emocionante al principio. Compramos de todo tipo de golocinas, les puse precio y los metimos en una caja de zapatos y en una mochilita que llevaba a la escuela para comenzar así el primer negocio de mi vida. Sin embargo al momento de tener que ofrecer a mis compañeras lo que traía, el gusto por las ventas se terminó. Después de un par de semanas vino la quiebra, ya que como eran mis amigas les fiába, no me pagaban y por pena o por olvido no les cobraba, además de que como se me antojaba mi propia mercancía, los que no salían me los comía.

El segundo intento de negocio fueron paletas de cereal cubiertas de chocolate, mismas que preparamos en casa. Las primeras se vendieron sin problema entre mis amigos y parientes, pero después de las compras por "buena onda" se complicó la cosa, ya que tuve que salir a tocar casa por casa para venderlas. Ese fue el momento en el que reafirmé que ofrecer productos, y por lo tanto las ventas, no eran lo mío.

Vender servicios también es parte de la historia de las vendimias fallidas. En alguna ocasión por la módica cantidad de $30 pesos ofrecí el servicio de lavar los autos de mis vecinos... Gracias, tardé más de 4 horas lavando 2 coches. Eso no fue negocio para mí, la actividad no me entusiasmó, era demasiado esfuerzo para que se ensuciaran tan pronto y pagaran tan poco.

A pesar de todos los intentos anteriores y con la idea de "las ventas no son para mi", aunque en mi trabajo tengo que vender ideas y temas con medios de comunicación, en un viaje a Taxco con motivo de una exposición y premiación de arreglos florales con la temática del vicentenario, se me ocurrió comprar para mi un par anillos con piedras que llaman mucho la atención. Sé que no es un artículo de primera necesidad, pero sí es un gusto que muchas mujeres se quieren dar, así que decidí emprender una vez más la vendimia.

Así comencé un nuevo changarro, compré 11 modelos diferentes y me hice a la idea de que debía mentalizarme a que vendería todo, que dejaría de lado la pena de ofrecer y enseñar los productos, que no iba a fiar hoy y mañana tampoco, todo esto con el fin de tener una "entradita" extra a mi salario para poder ahorrar y viajar.
Con todas estas cosas en la cabeza, el primer día en menos de 3 horas vendí 6 anillos. Aún me faltan 5, pero confío en que pronto se venderán; así que en menos tiempo de lo que pensé regresaré a Taxco a reinvertir y continuar con la primera vendimia exitosa.

Dios ¿Por qué me hiciste tan loca?

"Dioooooos ¿por qué me hiciste tan locaaaaaa?" fueron las primeras palabras que pronuncié después de despertar de un extraño sueño.

Estabamos en un barco, pasamos una gran tormenta y luego salió el sol. Mientras todos bajaban a busear, las personas que en la realidad compartíamos habitación, es decir mi abuelita paterna, mi hermana y yo, nos quedabamos abordo. Descubríamos la infidelidad de el esposo de una prima con una jóven a la que convencimos de desaparecer. De pronto me encontré bailando banda con alguien que no recuerdo, y finalmente la noticia de que Alejandro llegaba al aeropuerto de la Ciudad de México ese mismo día… lo anterior musicalizado por "Desátame" de Mónica Naranjo.

Mi grito al despertar cuestionando la pérdida mi razón, logró arrancar una carcajada a mi abuelita, y la atinada respuesta de mi hermana: "Dioooos ¿Por qué no me diste una hermana mayor normaaaaal?

Así comenzó mi domingo, este mismo en el que las infinitas ganas de molestar a mi hermana despertaron con mi locura.

A lo largo del día pude hacer diversas maldades: con motivo del escote de su blusa "encesté" en repetidas ocasiones bolitas de servilleta, me burle del estornudo que produjo que se auto escupiera mientras desayunaba, así como de que se le cayera la leche cuando conmía frutilupis, meti mi dedo en su cereal y le quite un par de bolitas de colores para molestarla. La deje fuera de la habitacion del hotel, desconecte su cel para conectar la secadora, hice ruidos molestos incluyendo poner música que no le gusta y le cambié al canal que le gustaba, la pellizque cuando vi la foto de un vochito rosa para evitar la "mala suerte",
la espanté al caminar cuando mi padre hablaba de una vívora y comparé su nariz con la de la estatua de un museo.

Quizá debo reconocer que molestarla no es una actividad de un día. Hacerle cosquillas, abrazarla, decirle muchas veces que la amo, agarrarle los dedos de sus pies mejor conocidos como "cadacoles", así como aterrizar en su cama, es un deporte que hace feliz todos y cada uno de mis días.

Saturday, August 7, 2010

5 Individuos de Viaje


Con el pretexto de una boda salimos de paseo.
Tlayacapan era nuestro destino. Ninguno de nosotros imaginamos lo que ahí iba a ocurrir…

Muchas habían sido las llamadas de atención que se habían cruzado en mi camino, pero no quise entender; sin embargo a vida se encargó de encontrar la manera de ponerme un freno de mano: un ligero choque "limitó" por 3 semanas mi independencia y mi libertad. Si no había entendido, ésta era la forma en que tenía que hacerlo: trayectos acompañada por mis padres, los fines de semana en casa en familia, tiempo para descansar, para pensar en mi, en mis cosas y valorar lo que realmente importa.

Vino éste nuestro primer viaje, en el que la convivencia lejos de nuestros espacios individuales y el regreso a lo natural unió los hilos que quizá habían sido estirados más de la cuenta.

Comenzamos a vivir anécdotas como un desayuno en el que al hacerse la tecnología presente, ante los ojos de mi padre mis amigos del "tuister" (twitter) iban conmigo a todos lados, la compra de un "traje de baño" para mi abuelita donde no cupo el pudor en medio del tianguis del zócalo de aquel pueblo.
Risas, conversaciones triviales, anécdotas, planes futuros, la lectura de un libro, la lotería fueron actividades que enmarcadas por un ambiente en el que la falta de electricidad y la intensa lluvia fueron el pretexto perfecto para compartir lo que hací tiempo como familia no hacíamos.
El regreso a lo natural a través de un masaje, del temazcal, del silencio en contraste con el sonido imponente de la lluvia, me dio tiempo de pensar y de valorar lo importante de una buena conversación, de una risa, de un chiste, de una mirada, de un abrazo de la gente que me quiere.

No sabíamos lo que pasaría en ese viaje en el que comenzamos de nuevo a unir los hilos: Salimos de paseo 5 individuos y regresamos a casa 1 familia.

Thursday, August 5, 2010

The Hardest Part...

Yo no tenía idea del proceso que estaba viviendo.
Después de una larga ausencia apareció, y en 140 caracteres logró transmitirme su sentir: "la vida se le iba."
En tan sólo un momento la resolución cambió por completo su mundo, "perdió" y con ello se iba lo único que le importaba, lo que más amaba, su motor para seguir adelante, la razón que le daba sentido a sus días, en sí lo único verdadero entre el mar de mentiras que formaban la historia de su vida.
¿Cómo no sentir tristeza por lo que está pasando la gente que me importa? ¿Cómo no preocuparme por la gente que quiero? ¿Cómo no querer involucrarme cuando podía imaginar lo que estaba pasando en ese momento, cuando sabía que cada parte de su ser estaba destrozada por el profundo dolor que estaba viviendo? ¿Cómo no aparecer cuando lo único que quieres es estar a su lado simplemente para apoyar, para dar una palabra de aliento y esperanza?, aún a sabiendas de que ninguna de ellas dará consuelo alguno.
Sabía que no era el tiempo adecuado para hacerme presente, que su atención estaba en el dolor, en asimilar lo que estaba pasando y disfrutar de lo que le restaba... un abrazo. Quizá pueda pensar que nunca he estado en sus zapatos, que no entiendo su situación, que no puedo dimensionar las cosas, y eso no tengo cómo refutarlo; sin embargo aún cuando no lo haya vivido, puedo imaginar, entender y compartir su sentir.
Simplemente por "humanidad" decidí aparecer, para hacerle saber através de un mensaje que estoy ahí para lo que necesite, que no está atravesando por este proceso de manera individual; aún cuando en el más desesperado de mis gritos su decisión fue desaparecer.
El valor de la "humanidad"es exactamente lo que a ambas partes nos hace diferentes, yo aún tengo la capacidad de sentir y de preocuparme por los demás, de dejar de lado el resto de la historia y decir porque aún me importa: "aquí estoy para lo que necesites, te mando un abrazo fuerte, fuerte."
Hoy la parte más difícil de todo ha sido lidiar con la impotencia y frustración de querer estar y no poder hacerlo, entender y decidir no formar parte, ver todo detrás del cristal y simplemente dejarlo ir...

"And the hardest part was letting go, not taking part, was the hardest part..."
(Cold Play)

Saturday, July 31, 2010

Aires: "¿La mejor opción para volar?"

Después de dos días de aventuras en Medellín, donde las historias de "Éxito" fueron casi concretadas y las esperanzas de nuevos horizontes seguían en pie, como el itinerario lo acordaba, llegaron las 3 jóvenes viajeras al aeropuerto de la ciudad para tomar rumbo a la gran selva-urbana de Bogotá.

Eran las 5:30 pm cuando todo comenzó.
El vuelo se había retrasado hasta las 8:05 pm, el motivo: cuestiones del clima.
Al saber del inconveniente pregunté ¿por qué no se habían tomado la molestia de avisar?, a lo que inteligententemente contestaron que intentaron marcar pero que no contestaron, y luego que el número era incorrecto. ¿Incorrecto? !El número es internacional!¡Hasta la clave de marcacion fue proporcionada en los datos de contacto! ¿Por qué no avisar a los pasajeros por e-mail?
A todo lo anterior contestaron: se intentó marcarle, pero seguramente no se dieron cuenta que era internacional, ¿por qué no puso un teléfono de contacto local (colombiano)? a lo que contesté: "porque no tenía un teléfono en el que me pudieran localizar".
Karina preguntó si había más retrasos en sus vuelos, ya que otros dos los teníamos agendados con ellos. Para nuestra sorpresa así era, con dos días de anticipación ya sabían que había un par de horas de retraso. ¿Qué hubiera pasado si no se les hubiera preguntado? ¿nos hubieran enterado hasta el día que llegáramos al mostrador? ¿nos hubieran hecho perder medio día de vacaciones? Seguramente sí.

Para poder darme mi pase de abordar de Medellín a Bogotá y confirmar el vuelo del 14 de Octubre de 2009 de Bogotá a Cartagena, me pidieron la tarjeta de crédito con la que fueron comprados los boletos, misma que dejé en México.

Problema 2: Como no traía conmigo la tarjeta no podían corroborar los datos de compra y por lo tanto para prevenir que no fuera falso mi boleto o robada la tarjeta debían de hablar con un familiar para que diera mis datos.
La señora de servicio al cliete me pidió mi teléfono de casa, mismo al que se supone intentaron dar aviso de la demora, por lo que le conesté que no iba a proporcionárselos, que en su caso me dijeran el número para corroborarlo. El teléfono era correcto.
Intentaron marcar y casualmente la llamada ahora sí entró, sin embargo no había nadie y entró la contestadora. Les propuse marcar al celular de mi madre y se negaron ya que se empeñaron en que fuera un número fijo. La señorita algo molesta me pidió que me comunicara con mis familiares, sin importarle los altos costos de las llamadas internacionales y roming que manejan las compañías de telefonía móvil, para que me proporcionaran el teléfono donde se encontraban.
No había otra opción, necesitaba solucionar la situación para que me dejaran volar aún con el retraso, así que marcamos a casa de la mamá de Karina y ella corroboró mis datos.
Decidimos regresar al hostal para aligerar la tarde con un par de cervezas y un buen taco de ojo antes de volver a tomar el vuelo.

Llegamos de nuevo al aeropuerto para abordar a las 8:05 pm, toda la gente estaba molesta pelendo desde la fila con la gente del mostrador, ya que acababan de anunciar un retraso más hasta las 10:50 pm. Como la señorita de servicio al cliente nos había dado el nombre de una persona de alto nivel en Aires para pedir directamente ayuda con nuestros vuelos, pasamos directamente al mostrador para que nos dieran un vale para comprar alimentos de manera compensatoria a los retrasos e inconvenientes.

Resignadas a la espera, junto con el resto de los pasajeros pasamos a la sala de espera después de haber gastado hasta el último peso en la "tiendita". El segundo anuncio llegó: "hay un nuevo retraso hasta las 12:30am, el avión no está listo para volar".
La gente comenzó a atacar a los hombres de seguridad, quienes se contradijeron en la información que proporcionaron y además tomaron la peor actitud, retando a la gente con un tono de voz mucho más alto de lo necesario.

A la 1:15 am la noticia era: "el avión no ha llegado, pero viene en camino." La gente sólo reclamaba por saber la verdad: a qué hora podrían volar.
Escuchamos historias, reclamos, incluso agresiones ya entre los pasajeros, quienes por defender su causa decían malas palabras y otros más puritanos pedían respeto o silencio. Entre nosotros estaba un actor colombiano que argumentaba tener al siguiente día grabación, ya que en ese momento era el personaje principal de una telenovela. También había una periodista que amenazó escribir un artículo que evidenciara la incompetencia de esta aerolínea. Otra mujer hablaba de un vuelo que tuvo con Aires una semana antes a este incidente, en donde una aeromosa había cerrado mal la puerta del avión y en pleno vuelo se dieron cuenta, por lo que tuvieron que aterrizar de emergencia por este descuido. La historia de las tres mexicanas con vuelos conectados, sin mucho tiempo para viajar también se hizo pública, hicimos saber nuestro descontento por lo que los retrasos nos representaban: menos tiempo para conocer, así como las pocas atenciones de la aerolínea.

Antes de recibir la última noticia, logramos obtener una carta compensatoria equivalente a un vuelo gratuito de Medellín a Bogotá. Sin embargo, a nosotros esto no nos servía de nada, ya que no volveríamos a realizar este vuelo, por lo que reclamamos y nos dieron el nombre de un contacto en Bogotá que nos podía ayudar.
Por fin abordamos a las 2:00 am

Disfrutamos de la capital colombiana, donde no pudieron ayudarnos a hacer el cambio de las condiciones de la carta; lo que queriamos era hacerla válida por el costo de algún otro vuelo que ya tenímos con ellos.
El segundo vuelo llegó el 14 de Octubre: Bogotá- Cartagena. 1 hora de retraso por condiciones climáticas, es decir demasiada lluvia.
Durante la estancia en Cartagena, recurrimos a una sucursal de Aires y para nuestra sorpresa, al contarles nuestro caso la respuesta fue "!Ah! ¿Ustedes son las 3 mexicanas que tuvieron problemas desde Medellín? El personal sabía de nuestro caso y nuestras peticiones. En vista del fracaso que habíamos tenido al pedir que se hiciera válido por el costo de otro vuelo con ellos en Bogotá, intentamos directamente recuperar el costo del mismo. Sin embargo ahora eran ellos los que ofrecían hacerlo válido por otro vuelo, a lo que respondimos que no nos interesaba volar más en su aerolínea.
Mientras todo esto sucedía, Blanca comenzó a buscar otras alternativas para volar de Cartagena a Medellín, donde nos esperba el vuelo de regreso a México.
Muy amablemente el jóven encargado de la sucursal de Aires en Cartagena se movilizó y logró que nos dieran el reembolso del mismo, sólo que teníamos que esperar hasta llegar al aeropuerto, donde un gerente o ejecutivo de más nivel pudiera darnos el dinero.
Compramos el boleto de Cartagena- Bogotá - Medellín por Avianca, asegurándonos así que podríamos contar con el día entero que nos quedaba en Medellín antes de volver a la realidad.
Llegmos al aeropuerto de Cartagena el 17 de Octubre. El departmento de servicio al cliente de Aires estaba lleno, sorprendentemente el vuelo Cartagena- Bogotá - Medellín también había tenido retraso.
Comenzamos el trámite para el reembolso del vuelo, entre trámites y autorizaciones donde sólo habían devuelto el dinero de los boletos de Karina y Blanca. El tiempo comenzó a pasar y la hora de abordar por Avianca también y mi dinero no estaba autorizado... entre alegatos y papeles después de casi una semana !por fin lo logramos! las tres recuperamos el costo de uno de los vuelos Finalmete sin demoras realizamos el último viaje con Avinca "la aerolínea que quiere servir ¡con todo gusto!" y pudimos disfrutar de nuestro último día de vacaciones sin estrés.

A un mes de regresar a México, Aires envió a nuestras casas una carta pidiendo disculpas por las molestias e inconvenientes causados durante sus servicios.

Hoy recordamos la anécdota entre risas y como una historia más de Éxito, pero créanme en ese momento no fue nada "chévere" haber perdido nuestro tiempo con Aires: "la mejor opción para volar..."



La Primera Cita

Subí al décimo piso, toqué el timbre dos veces y otra más toqué la puerta con la mano; después de este último toque efectivo, la puerta se abrió. De inmediato nos miramos fijamente.

Había escuchado su voz 2 o 3 veces vía telefónica, pero no imaginaba su rostro, ni figura. Su cabello güero, ondulado hasta el hombro, medio crespo, enmarcaba sus ojos azules y las pecas de su piel tan blanca. Quizá buscaba en sus ojos esa chispa que me diera la confianza necesaria para abrirme por completo y comenzar a contarle a una perfecta dessconocida lo que pocas personas saben de mi.

Pero en mi cabeza iba con la idea de lo importante que es aprovechar el tiempo y lo costosos que son los minutos, así que me senté frente a ella y separadas por el escritorio comencé a contarle quién soy, mi historia de vida, a lo que me dedico y qué fue lo que me llevó a tomar la decisión de ir a terapia.

La primera pregunta la tenía resuelta: "¿Cuál es tú problema, o qué es lo que quieres solucionar?", muchas horas de #LunesdeCafé han sido dedicadas a este punto, por lo que fue fácil contestar. De mi voca salió el "tengo un patrón en mi vida y no lo quiero más, hace un par de semanas descubrí que el origen del mismo es esto que me marcó hace mucho tiempo".

Comencé a recapitular historias que en algún momento parecieron tener toda lógica y sentido, a reconocer en voz alta los más profundos secretos, me confesé a mi misma pensamientos y sentimientos que preferí callar, sin embargo ella me hizo responder cuestionamientos que hicieron evidentes acciones y elecciones que durante algún tiempo decidí justificar para poder dar rienda suelta a lo que en el fondo sabía que no era la mejor decisión.

Al terminar los 90 minutos, ella resumió en 180 segundos la historia de mi vida y me repitió todo aquello que alimenta este patrón inconsciente que me guía. Ese fue el momento más fuerte: escuchar en voz alta y de la boca de alguien más lo que ya sabía pero que no tenía concientemente identificado.

La consulta terminó, no sin antes decirme que se alegraba de que hubiera tomado la decisión de buscar ayuda y que a mi corta edad aunque yo juraba que había vivido muchas cosas, en realidad eran pocas, por lo que con PNL, Programación Neuro Lingüística, en poco tiempo a través de ejercicios romperé ese patrón.

Pagué, agarré mis cosas y salí caminando de ahí, sabiendo que el primer paso estaba dado.

Nota: Agradezco a mis amigos y a todos aquellos que en algún momento de la vida han escuchado una, y otra y otra vez mis historias, sin cobrarme un sólo peso :)


Tuesday, July 27, 2010

Vacaciones Necesarias

¿Cómo saber que es momento de pedir vacaciones?

Si suena, suena, suena y suena el despertador y no quieres levantarte,
Si despiertas todos los días pensando en que falta menos para el fin de semana,
Si es martes y para darte ánimos dices que sólo faltan 3 días para descansar porque "hoy ya no se cuenta",
Si comienzas a llegar tarde a la oficina y no te angustia el horario,
Si a la hora de la comida te gustaría ir al cine o mejor estar en tu casa,
Si todo lo referente a la escuela o al trabajo te causa molestia o motivación nula,
Si confundes las métricas de tu cliente "Top Stories" con la película "Toy Story",
Si lo que más disfrutas de tu día es planear tu vida social y personal,
Si la hora que más te gusta del día es la de la salida...

Definitivamente es momento de pedir vacaciones.

No esperes llegar a este extremo, mejor toma un respiro, pide un lunes o viernes para que puedas salir, quizá no al viaje de tus sueños, pero sí a algún lugar fuera de la ciudad donde ver el verde del campo ayude a relajarte.

Ahora que si puedes ahorra tus días de vacaciones, júntarlos con algún puete + los fines de semana, y viajar al menos una vez al año a un país o lugar desconocido para enriquecer tu cultura, tu panorama y abrirte nuevos horizontes... !Eres de los míos!

El trabajo es sólo una parte de nuestras vidas, una parte importante sí, pero no como para dejar ahí el estómago, el hígado y los ojos.
Aunque no es sencillo, el chiste es buscar el equilibrio entre la vida laboral y la vida personal, y poder compartir con las personas que quieres los triunfos y frutos de lo que has trabajado.

Recuerda: "Trabaja para vivir, no vivas para trabajar"

¿Ya estás planeando tus vacaciones?




Saturday, June 12, 2010

Hasta en las mejores familias

No cabe duda que cada familia es un mundo, que las dinámicas familiares, las reglas, las presiones en cada núcleo son distintos. Cada uno de nosotros tiene una historia detrás de lo que vemos que indiscutiblemente marca y es motivo de conductas, pensamientos y patrones que quizá no comprendemos o incluso de los que no somos concientes.

He tenido la suerte de aprender de las historias de la gente que me rodea y que ha tenido la confianza de contarme sus problemas, esos que nunca imaginamos y que pasan hasta en las mejores familias.

No hay problemas chicos o grandes, algunas veces es el dinero, el trabajo, otras el amor, el respeto, la fidelidad, la confianza... el tema es saber hasta dónde cada uno de nosotros somos capaces de aceptar y de ceder, así como de luchar para superarlos, arreglarlos y seguir adelante; sin embargo no todos logran pasar estos "baches".

Historias hay muchas:
  1. El papá que trabajaba en Europa y sólo venía a visitar 2 meses al año a la esposa y a sus hijas. A un año de jubilarse y vivir por fin reunidos el señor falleció en Holanda y nunca pudieron convivir como una familia.
  2. La mujer que trabaja y el marido se queda en casa porque no ha encontrado trabajo, pero se hace cargo de las labores domésticas. Al ser una mujer emprendedora y de mundo comienza a interesarse en un hombre con quien tiene temas en común y con quien convive más tiempo. Ella vive al filo de la tentación, sin embargo está convencida de que sigue amando a su marido.
  3. El hombre que se siente incomprendido y desplazado por los hijos, ya que la esposa no le pone atención y no le interesa compartir con él las actividades que le gustan. Él es un hombre que busca empatía, cariño y ser escuchado; todo esto lo encuentra con mujeres fuera de su matrimonio.
  4. El matrimonio ideal, dos jóvenes, exitosos, atractivos, trabajadores, de buen nivel socioeconómico. Ella se dedica a manejar artistas y él tiene su propia empresa. Sus hijas lo tienen todo: viajes, ropa, coches, cariño, las mejores escuelas... sin embargo como los padres viajan por trabajo, por temporadas viven separados. Para que las niñas no carezcan de cuidados y atención mientras él o ella salen, la nana se encarga de la casa y la familia. Años después de convivir con esta mujer y su pequeño hijo, se enteran que este último es su medio hermano, producto de una relación de años entre el papá y quién se hizo cargo y convivió con ellas durante tanto tiempo. La esposa decidió perdonarlo y hoy siguen juntos.
  5. El matrimonio de más de 25 años de casados que se llevan de maravilla, que salen juntos a todos lados, que conviven como pareja, y una noche deciden enterar a sus hijos que hace más de 18 años el padre le fue infiel a la madre con la secretaria. La pareja está pensando en divorcirciarse, ya que el tema no ha sido superado por la señora, quien desde hace mucho tiempo, como consecuencia de su pérdida de confianza e inseguridad, revisa el celular, cajones, papeles y demás cosas del marido, quién por supuesto está harto de esta situación. La mujer desde el momento en que pasaron las cosas se enteró del engaño, pero decidió "perdonarlo" y seguir a su lado por amor, por sus hijos, por dependencia económica... Sin embargo no logró superarlo y se enfermó de celos, mismos que hoy la tienen sin dormir, hablando sóla por las noches frente a la pared y llorando entre sueños.
  6. Otro caso es el de los matrimonios que terminan, se separan pero siguen conviviendo como si fueran aún una gran familia: salen de vacaciones juntos, se van a comer o salen de paseo los fines de semana, se hablan todo el tiempo, comparten gastos incluso de la casa, pasan en familia y llegan como tal a los eventos importantes como día del padre, bautizos, navidad, año nuevo, comidas familiares.
  7. El hombre que golpea a la esposa y la tiene sin comer, ella se escapa de donde viven y al pasar del tiempo se divorcian. Pero cada que la madre la mira a los ojos al producto de esa relación, recuerda lo que sufrió y desquita su ira contra la niña, con su indiferencia, falta de atención y ausencia de cariño.
  8. La mujer que se casa por despecho con un hombre que la quiere, pero del que ella no está enamorada. Forman una familia y con el pasar del tiempo los hijos, ya mayores de edad se enteran por sus amigos del colegio y de la colonia que su madre le es infiel a su padre con todo aquel que se le pone enfrente.
  9. La chavita enamorada que a los 16 años de edad se embaraza de un Don nadie, tiene al hijo y aún a pesar del desacuerdo de los padres se fuga y queda preñada por segunda vez, se junta con el tipo y a los 20 años ya tienen 3 hijos. Ella trabaja de cajera en una tienda de ropa y él maneja el taxi que el suegro le da. 16 años después ella decide separarse de ese Don Nadie que poco hace por traer el pan a la mesa y que además ha comenzado a beber más de la cuenta.
  10. La mujer que por amor decide ser por siempre "la otra". Forma una familia con un hombre casado, mucho mayor que ella. Aún cuando el señor se hace económicamente responsable de los gastos, les marca por teléfono al menos una vez a la semana y está al pendiente de ellos; los hijos están marcados, ya que jamás podrán vivir una vida en familia, y anhelarán por siempre esa imagen de un padre cercano que no tienen. Su historia no ha sido fácil, han tenido que huir de la ciudad al ser amenazados de muerte cuando la esposa se enteró de que el marido tenía otra familia. Hoy no han enfrentado ni al padre, ni a la madre por haberles dado esa vida, en la que lo material no les falta, y el cariño de la madre les compensa, sin embargo darían todo por poder ver a su papá más de lo que lo ven actualmente: una o dos veces al año y a escondidas, poder llamarle a la hora que fuera para contarle sus cosas y poder estar con él cuidándolo en el hospital o en casa ahora que tiene cáncer.
  11. Una pareja de novios por más de 8 años, se casan y son felices. Está buscando ser padres, pero la vida es sabia y no les da ese regalo. Querían una casa propia y para poder ahorrar deciden vivir con la madre de él. Los rumores de que él coquetea con varias mujeres, incluso con la hermana de sus compadres comienzan, por lo tanto los problemas en la relación también. El que busca encuentra, ella tenía la necesidad de corroborar si los rumores eran ciertos. Se mete a su correo y ve conversciones de amor entre alguien de la oficina y su marido. Después de una separación de algunos meses, deciden intentarlo de nuevo empezando por tener su propio espacio. Sin embargo, la confianza se acabó, ella encuentra por casualidad una tarjeta con el número de la mesa de regalos de un bautizo, entra y se da cuenta que el padre del niño es su marido, quien al ser descubierto y encarado se excusa diciendo que fue "inseminación artificial" y que con quien quiere estar es con ella, su esposa, y por supuesto cuidar de su hijo. Finalmente la mujer decide después de mucho pensar y estar a punto de perdonarlo, divorciarse y sacarlo por completo de su vida.
  12. Diez y ocho años de novios, muchas historias y momentos juntos. Él le había dado ya el anillo, sin embargo ella no sentía que fuera el momento indicado para unir sus vidas. Se separaron relativamente, y fue ahí cuando ella conoció a alguien más. Comenzaron a salir, sin embargo nunca fue algo formal ni definitvo. A los ocho meses de haber terminado la relación a la que ambos dedicaron toda su vida, él decide entregar el anillo a a aquella que era vecina de la casa que ambos compraron para compartir y formar una vida juntos. Es en este momento que ella se da cuenta de que quiere luchar para recuperar al que por siempre será su verdadero amor. Sin embargo, fue demasiado tarde. Él se casó ¿por despecho?, quizá, pero si algo se ve es que él no es feliz.
  13. Una adolescente enamorada del hijo de su padrastro, comienzan a andar a escondidas, él le lleva algunos años. Ella se va a vivir unos meses al extranjero con la ilusión de que al volver todo se formalizará. Al regresar se encuentra con la sorpresa de que él se va a casar con alguien más, y así fue. Ahora cada fin de semana en su casa tiene que recibir a su hermanastro y a la esposa. Una tarde decidieron compartir a la familia la noticia de que iban a ser padres, cosa que al abuelo le hizo sentir tan orgulloso que enmarcó fografías del ultrasonido para recordar esa felicidad a diario. Pero la historia entre los hermanastros no quedó como imposible, aún sabiendo las consecuencias ella accedió a dar rienda suelta a la pasión por lo que sentían. A la llegada del hijo del matrimonio, el bebé sintió una especial atracción y cariño por la tía quien lo ve como propio, como ese hijo que nunca tuvo con él. La esposa al darse cuenta de esta empatía entre el bebé y la cuñada, decide referirse al bebe como "tu novio" y darle regalos en agradecimiento de este cariño entre ellos.

Es inevitable que como individuos al vivir este tipo de cosas, ya sea de manera directa o indirecta, podamos salir adelate sin vernos afectados. El primer paso es asimilar qué es lo que nos está pasando, aceptarlo, buscar ayuda, pasar el duelo, perdonar y lo más difícil volver a creer, sino en la misma persona, creer que podemos volver a apostar las cartas por alguien más.

"It is exactly because I do love my self, that I am admitting that this... Is Over"

(Brothers and Sisters- Joe)

Desde mi parcela puedo decir que muchas veces el callar no ayuda en lo absoluto, que comprar problemas ajenos, vivir en el rencor por ese "alguien" que nos falló y buscar la venganza o la revancha no ayuda en nada.

La vida pone las cosas en su lugar en el tiempo correcto, por lo que creo que si en algún momento vivimos esto y tenemos la oportunidad de hablarlo, tomemos el valor de enfrentarlo, aceptarlo, perdonar y seguir adelate.
No siempre tenemos la oportunidad o no tomamos la decisión de hablarlo de frente y elegir cualquiera de los dos caminos, seguir adelante como familia o cada quién por su lado. Sin embargo, aún cuando decir las cosas como son es liberador, muchas veces la respuesta que esperamos a la más común de las preguntas "¿Por qué lo hiciste?" quizá no sea la que más nos guste, y de eso debemos estar concientes: "Lo hice porque se dió, pero nunca te dejé de querer".

El siguiente es un diálogo que me llamó la atención de la serie "Brothers and Sisters":

"Hoy me enteré que mi padre engañó a mi madre y me dejó atónita...

Tenía un novio que me engañó, y cuando supe lo que hizo fui a buscarlo y le dije lo que pensaba. Dije: "El mundo es muy frágil para que la gente sea falsa. Hay mucho en riesgo y la vida es muy corta para mentir. Y tú eres la peor clase de persona en el mundo, porque desperdiciaste mi corazón y mi tiempo.

... Lo que importa ahora es que pienso lo mismo de mi papá, y sé que es algo muy tonto porque soy una mujer adulta y sé que eso hacen los hombres, pero él era mi papá y no puedo preguntarle: ¿por qué?, ya que ahora está muerto.
Sin embargo sé que no amamos a las personas porque son perfectas, amamos a las personas por lo que son."


Wednesday, June 2, 2010

Un Día de Pinta

Nunca pensé que extrañaría tanto la universidad.

En su momento, muchos lo único que querían era terminar la escuela, empezar a trabajar y no regresar jamás. Ese no era mi caso.

Yo disfrutaba cada día, incluso el último semestre renuncié al trabajo para poder terminar esta última etapa de los estudios como se debía, terminar con los trabajos, tareas, la titulación, pero sobre todo para disfrutar a mis amigos, las discusiónes sobre algún libro, los debates filosóficos y las clases enriquecedoras que alimentan la mente.

Hoy sé que esos tiempos jamás volverán, aún cuando algún día vuelva a estudiar una maestría, mis amigos no estarán de nuevo en esas paredes que dieron lugar a miles de historias y risas que son los cimientos de mi amistad con tantas personas y de mi carrera profesional.

El cariño por mi alma mater me ha hecho volver y no alejarme de la vida universitaria. Cursos, diplomados, visitas, el deporte y ahora la vida laboral me mantienen en contacto constante con la Iberoamericana, siendo esta como mi refugio y un lazo a mi pasado añorado.


Lunes 31 de de Junio de 2010...
El constante sonar del despertador me hace reaccionar de aquel profundo sueño.
Cansada, con sueño y sin ganas de ir a trabajar amanezco.

Con calma me arreglo y lo único que me anima es saber que no tengo que llegar a la oficina ya que tengo un entrenamiento de medios con estudiantes del departamento de diseño de la Ibero a las 10:30 am.
Salgo de la casa a las 9:00 am. Extrañamente el tráfico es benevolente y hago una hora hasta Santa Fe. Miro el reloj y como en los tiempos de universitaria, programo el despertador a las 10:28 am, lo cual me da un plazo de 20 minutos para dormir en el auto.

Despierto, bajo del auto y como dejabú camino hacia el edificio P.

Entro a la sala de juntas, 5 estudiantes ocupan los lugares junto a la directora de gráfico. Tomo asiento y el silencio rompe el dejabú que estaba viviendo.

A diferencia de hace casi cinco años, hoy no soy más la alumna que espera, que escucha y aprende de las experiencias que comparten aquellos que saben del campo laboral en un salón de clases.
Las miradas de todos están puestas en mi esperando a que comenzara a hablar y compartir con ellos lo que sé hacer. Llevar la batuta de la reunión no fue difícil, y a decir verdad me sentí cómoda al hacerlo. En sus ojos ví la admiración por lo que hago y sus ganas de aprender de mis palabras. El respaldo de la directora por lo que yo indicaba reforzaba mi seguridad y mi asombro al darme cuenta del camino recorrido.

13:00 horas
Me levanto del asiento, arreglo mi bolsa y camino hacia el pasillo.

De nuevo el dejabú de la vida de estudiante, la mochila al hombro, caminando entre los estudiantes, paso por el departamento de fotografía donde Betty siempre me espera para conversar, comer chayotes de lunch, manzana o té de canela del "Sindicato" o incluso para abrirme el cuarto obscuro y poder dormir.

Sin más llego al punto de reunión de los de comunicación: La Fuente.

Pongo mi mochila junto a un árbol que hace sombra, me recuesto, pongo el despertador, cierro los ojos y caigo en un sueño profundo arrullada con el sonido del viento y el caer del agua de la fuente.

14:15 hrs.
El sonido del despertor me hace regresar a la realidad.

Camino hacia "El Trébol", saco mi comida y sentada junto a una amiga disfrutamos del momento.
Sabemos que tenemos el tiempo contado, ya que la siguiente actividad laboral es a las 16:00 hrs, sin embargo decidimos escaparnos a Santa Fe por un café y a cumplir pendientes personales.

16:00 hrs
Sin excusas, atendemos dos reuniones, mismas que se equiparan a lo que hace años sería la clase de las cuatro.
30 minutos antes de las 18 horas, comienzo a impacientarme por terminar y salir corriendo. Sus voces me parecían el lenguaje de los cetáceos, a lo lejos sólo escuchaba "bla, bla, bla, bla...", justo como algunas veces sucedía cuando las clases resultaban aburridas.
La hora en punto marcó el reloj emitiendo un sonido equiparable al de la chicharra, misma que que indicaba "liberación".

Guardé mis cosas, caminé al auto y dí por terminadas las actividades sin siquiera pisar un segundo la oficina y disfrutar de un día de pinta.
... La chicharra seguía sonando, una y otra vez. ¿Qué acaso no me había liberado ya de las actividades?

Incrédula abrí los ojos y me di cuenta que aún seguía en la cama, que el despertador sonaba y que a penas comenzaba un lunes laboral sin posibilidades de volver a la vida de estudiante con mis amigos.